Copyright © ForestCaza Blog
Design by Dzignine
miércoles, 11 de junio de 2014

Gestión de Daños de Jabalí

Los daños que los jabalíes causan traen de cabeza a numerosos agricultores y el enfrentamiento de estos con los cazadores es ineludible. Sin embargo, si estudiamos la etología del suido y aprendemos algunas nociones básicas sobre su gestión, podemos reducir estos daños. A continuación les contamos cuales son las prácticas adecuadas para mitigarlos.


Daño en Pino Silvestre
Los daños causados por el jabalí, están íntimamente relacionados con aspectos de la biología de la especie, como son: el celo, la dieta y su comportamiento.
En cuanto a la reproducción, hay que tener en cuenta que está marcada por la disponibilidad de alimento. Así pues, la mayoría de los alumbramientos se producirán en los meses de abril y mayo, coincidiendo con la maduración del cereal o el brote de los viñedos. De aquí se deriva el primero de los problemas de interacción de nuestro jabalí con los cultivos agrícolas.
También de importancia es conocer la estructura de población de este artiodáctilo. El jabalí es un animal social, con un marcado comportamiento matriarcal. Generalmente suelen juntarse tres o cuatro hembras con sus crías, seguidos estos grupos por otros animales periféricos, sobre todo machos en época de celo.
Estos grupos son liderados generalmente por la hembra más vieja. Este comportamiento jerárquico y la competencia de estos grupos con otros de la misma especie, determina el número de jabalíes que entra a los cultivos y por ende, su mayor o menor impacto.
Bien es cierto, que el jabalí es un animal omnívoro y basa su dieta en diversos alimentos, según su disponibilidad. No obstante, tiene una muy marcada preferencia hacia alguno de ellos. De esta manera, si en la zona donde habita un jabalí encuentra uno de estos como puede ser: el maíz, el trigo, la avena o diferentes frutos forestales como bellotas, almendras, hayucos y otros; tenderá a alimentarse de él como principal complemento dietético y los daños ligados a esta fuente de alimentación serán cuantiosos.
En zonas de hábitat forestal se ha detectado que la presencia de daños de jabalí coincide con la vecería de las especies forestales. Esto significa, que en aquellos años de escasa fructificación los daños del jabalí son cuantiosos y no así en años de abundante fruto.

Gestión de sus daños:
Daños en siembra de cereal
Como en tantas otras especies el debate está servido. El impacto del jabalí a los cultivos siempre está marcado por la controversia y en la mayoría de los casos su gestión se reduce a un permiso de espera para así “tapar la boca” a los cazadores, o al pago de una indemnización por daños a los agricultores.
Generalmente, ninguna de las dos anteriores soluciones acaba con el problema, ya que en la mayoría de los casos las indemnizaciones no satisfacen a los afectados y tampoco se expiden de una manera acertada estos permisos de control de la especie mediante la caza. Para que entendáis esto último os expongo un caso particular: en la primavera de 2012 los agricultores de un coto de caza menor de la Comunidad de Madrid nos avisan de los daños ocasionados por los jabalís en diferentes cultivos. El presidente del coto solicita un permiso especial por daños para la caza en espera. Este permiso no es concedido hasta agosto. Totalmente absurdo pues el daño ya está hecho y los agricultores hace más de un mes que han cosechado.
Creo que la verdadera gestión es aquella que aúna el atajo del problema desde diferentes puntos. Y esto pasa previamente por una buena prevención de los daños.
En la prevención existen diferentes alternativas. La primera es la gestión de las poblaciones mediante su aprovechamiento cinegético. Pero estudiando la densidad de población, la distribución del jabalí en la zona donde se han producido los daños y teniendo en cuenta los aspectos anteriormente apuntados como son el comportamiento, el celo y la dieta de este.
Cazadores inexpertos no entienden bien este tipo de permisos y son reacios a disparar sobre ejemplares jóvenes, demostrando mayor interés por la búsqueda del trofeo. Creo que esto es un error. Este tipo de actuaciones ocasiona la muerte de grandes jabalíes, muchas veces hembras -dada la inexperiencia del cazador y la escasa visibilidad en las esperas nocturnas- que en numerosas ocasiones van acompañadas de jóvenes jabalíes que al quedarse huérfanos son obligados a sobrevivir a expensas de lo que conocen: el cultivo en cuestión. Produciendo una reacción inversa, con lo que el daño que se pretendía evitar se verá incrementado.
Otra manera de prevenir estos daños es la alimentación suplementaria. Aunque menos efectiva, tiene por objeto disuadir a los animales atrayendo su atención hacia puntos seleccionados. Estos puntos pueden ser comederos artificiales o siembras expresas para la alimentación del jabalí.
También es interesante el estudio de la implantación de los cultivos. Se puede planificar la implantación de estos de manera que aquellos menos atractivos -como las variedades de trigo con grandes aristas, ciertas variedades de cebada, colza, etc.- queden situados en el borde de los encames, y aquellos más sensibles -como el maíz o el trigo- queden situados a mayor distancia de las zonas donde descansa el jabalí.
También son ocasionalmente utilizados los “elementos barrera”. Dentro de estos podemos incluir los cerramientos con malla cinegética, los pastores eléctricos y los repelentes.
El pastor eléctrico es uno de los métodos más efectivos. Su funcionamiento es la liberación de descargas eléctricas al jabalí una vez toca el hilo haciendo que este retroceda e impidiendo su entrada al campo. Es indispensable que el voltaje de impulso supere los 6.000 voltios, ya que a pesar de ser efectivas para ganado doméstico descargas eléctricas de menor voltaje, en el caso del jabalí pueden no ser suficientes. Los hilos del cercado se colocarán a 25 y 50 centímetros del suelo.
Otro método disuasorio son los repelentes olfativos. Este tipo de repelentes son eficaces pero durante un pequeño periodo de tiempo.
Como conclusión podemos apuntar que la prevención de daños no es algo imposible, sin embargo, aún o se ha descubierto ningún método que sea la panacea. El estudio de las poblaciones y la combinación de diversos métodos pueden evitar numerosos daños agrícolas y rebajar notablemente el importe de las indemnizaciones. Para ello es importante la colaboración y el trabajo conjunto de agricultores, gestores y cazadores. En la práctica, un método efectivo en un caso particular puede no ser válido bajo otras circunstancias. Por ello, es necesario realizar un minucioso estudio de las características del hábitat y valorar el problema detenidamente, para después organizar en el tiempo y en el espacio los métodos alternativos apuntados anteriormente.

Texto y fotos: Eduardo Pompa.

viernes, 7 de febrero de 2014

NUEVOS "ALIMAÑEROS"

El nuevo trampero no lleva cepo ni liga, se trata de una versión moderna, más técnica y civilizada, del histórico y montaraz antecesor. En el siguiente artículo les explicamos en que ha cambiado la figura trascendental del alimañero y cuales son sus cualidades indispensables.

Texto: Eduardo Pompa.


Desde hace miles de años el hombre, como un predador más, ha convivido junto a las demás especies animales pero no siempre en equilibrio ni ajeno a ellas. Es más, hemos intervenido en muchos de los procesos evolutivos unas veces de manera más acertada que otra. En las últimas décadas, el carácter predador del ser humando, ha determinado que algunas de nuestras especies llegaran casi a la extinción, en beneficio de otras que han corrido mejor suerte. Desde la Edad Media hasta mediados del Siglo XX se utilizaron lazos, cepos, ligas, etc. con tal de obtener el dinero que diferentes ayuntamientos ofrecían por la captura de lo que se denominaba alimañas.
Ahora corren otros tiempos y a nadie, o a muy pocos, les es necesario cazar para comer. Cada día los cazadores estamos más preparados y entendemos que una excesiva presión sobre aquellas especies que antaño se denominaron “dañinas”, hoy en día más necesarias que nunca, tan solo nos llevará a un irremediable fracaso. Por tanto, debería estar de más decir que debemos de tener especial cuidado en el control de sus poblaciones.

Nuevo perfil

Las figuras recientemente creadas de Especialista en Control de Predadores y Trampero son más de lo mismo. Está claro que no hemos inventado nada nuevo, pero sí tienen algunas particularidades que les contamos a continuación:

La figura del nuevo trampero es la de un verdadero profesional de la materia. Además de los conocimientos generales sobre flora y fauna se incluye el de bienestar animal. Hoy en día utilizamos lazos con freno, trampas tipo Collarum o Belisle y un sin fin de artilugios más donde la tónica general es la de capturar predadores vivos procurando provocarles el menor estrés y daño posible.
También conoce aparatos y trampas homologadas, así como su utilización; y deberá de tener en cuenta el protocolo a utilizar en el caso de capturar una especie no objetivo.
Se caracteriza por ser cazador paciente, de hábitos nocturnos y en ocasiones intempestivos en pos del éxito de la captura.

Marco legislativo

Uno de los conceptos que el alimañero de hoy en día deberá de tener más en cuenta es el legislativo. Entre las normas autonómicas que contemplan la nueva figura de Especialista en Control de Predadores debemos significar las de Castilla y León (Ley 4/1996 de Caza de 12 de julio de 1996 Art. 50) y Andalucía (Decreto 182/2005 de 26 de julio de 2005 por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de la caza Art. 63), a las que recientemente se ha unido Castilla la Mancha que será la primera Comunidad Autónoma que regule de forma oficial la figura del “Trampero”, cuya labor será controlar la población de determinados predadores, como zorros y perros errantes.
Generalmente en la mayoría de las Comunidades Autónomas se autorizan cajas trampa, lazos con freno y esperas con arma de fuego para reducir el número de predadores de nuestros cotos. La tónica general suele ser la de autorizar a los propios cazadores, no obstante parece ser que la intención es la de crear nuevos especialistas que se encarguen de ello.

El especialista

Además de los guardas de caza y campo, los Especialistas en Control de Predadores, serán las únicas personas autorizadas para dirigir los equipos de cazadores a la hora de controlar el impacto de predadores en las diferentes épocas del año.
De momento solo se está haciendo uso de ellos de una manera supletoria, dejando actuar a los propios cazadores como verdaderos gestores de sus cotos.

Importancia de los depredadores

Lo normal en esta sociedad que nos rodea es hacer caso de aquello que por costumbre se ha dicho que era cierto sin preguntarse si en realidad lo era. Partimos de prejuicios asumidos como reglas y no nos damos cuenta del error. Dentro de nuestro propio sector, existe una parte con tendencia a expresar laceradas acusaciones en contra de los predadores. Pocas especies han enfrentado un odio tan cruento por parte de algunos como ellos.
Tenemos que tener claro que los grandes depredadores son los únicos elementos que hacen falta en el sistema.
Desde hace tiempo los biólogos saben que los depredadores controlan las poblaciones de los animales que les sirven de presas, pero estudios recientes revelan que su aporte es mucho mayor: desde el control de depredadores más pequeños hasta la protección contra la erosión de bancos ribereños y la generación de zonas de concentración de nutrientes.
Por todo ello entendemos que no debería ser necesario obtener un título universitario para poder controlar predadores, ni mucho menos, pero si tener unos conocimientos mínimos que aseguren una buena gestión. Si quieren ser nuevos “alimañeros”, prepárense para hacerlo bien que el oficio es complicado.
martes, 28 de enero de 2014

Oferta de Recechos de Macho Montés Selectivo


ACTUALIZADO 17/02/2013: VENDIDOS AMBOS PERMISOS.
PERMANEZCA ATENTO A NUESTRA PÁGINA WEB (www.forestcaza.com) O SUSCRÍBASE A NUESTRAS NEWSLETTER PARA MANTENERSE INFORMADO DE NUEVOS PERMISOS DE CAZA.

ForestCaza® ha sido adjudicataria de dos permisos de caza en Rececho de Macho Montés, en terrenos de la Reserva Nacional de Caza de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama (Granada).

Como siempre, buscamos que nuestros clientes puedan cazar a precios muy ventajosos, en fincas con garantía.

Los datos del rececho son los siguientes:

MACHO MONTÉS SELECTIVO:
  • Dos días de caza consecutivos a elegir hasta el 31 de mayo de 2014.
  • El cazador irá acompañado durante el rececho por un guarda de la Reserva Nacional.
  • El precio del permiso es de 750€ IVA incluido. Incluido también en el precio: transporte en vehículo todoterreno de la Junta de Andalucía durante la cacería, gasolina del vehículo, entrada y propinas. No se paga ningún gasto adicional ni ningún tipo de cuota complementaria fuera del permiso de caza.
  • En este tipo de permisos se consideran selectivos aquellos ejemplares con edades comprendidas entre los 5 y los 7 años.
  • La selectividad consiste únicamente en seleccionar animales que estén dentro de dicho rango de edad. Independientemente de la longitud o puntuación del Trofeo. En ningún caso se busca animales defectuosos. El objetivo son animales adultos con cuernos bien formados.
Por tanto, tendrá oportunidad de cazar un Macho Montés no defectuoso a un precio excepcional.

Si está interesado o desea obtener información más detallada no dude en ponerse en contacto con nosotros.




Asesoría e Ingeniería Cinegética y Forestal
Paseo de la ermita, 17
28979 Serranillos del Valle (Madrid)
Tel. 91 028 99 06 / 685 198 167. Fax. 91 217 80 26

Email: info@forestcaza.com / Web: www.forestcaza.com
martes, 14 de enero de 2014

Tramitación de Licencias de Caza y Pesca


Para poder cazar o pescar en España es necesario obtener la licencia de caza o pesca correspondiente a la Comunidad Autónoma donde vayamos a realizar la actividad en cuestión. Esta licencia es obligatoria y dependiendo de dicha Comunidad, los trámites para obtenerla son diferentes. ForestCaza le gestiona todo tipo de licencias en todo el territorio nacional y en un tiempo récord. Además, si opta por nuestro sistema de solicitud online, podrá pedir su licencia los 365 días del año y a cualquier hora.
Existen diversas Comunidades que exigen requisitos específicos o la realización de un examen. En estos casos, ForestCaza le ofrece alternativas para simplificar el trámite.
Si necesita cualquier aclaración no dude en contactar con nosotros.